Año Académico en Irlanda

Previous Image
Next Image

Año académico en Irlanda para estudiantes de primaria y secundaria

Schools of Ireland ofrece la posibilidad de cursar un año académico en uno de nuestros colegios en Irlanda. El alumno podrá vivir la experiencia de compartir un colegio irlandés y convivir con una familia como un hijo más, la cual tendrá niños/as de edad similar que el alumno desplazado y será el único estudiante español de la familia. Los alumnos se incorporarán a las aulas con estudiantes de su misma edad, siguiendo el mismo ritmo de clase que sus compañeros y realizando las mismas actividades y tareas que cualquier alumno irlandés.

Además, durante el año escolar en irlanda contarán con el apoyo de un tutor español, el cual tiene entre sus responsabilidades, visitar al niño/a semanalmente tanto en el colegio como en el hogar velando por su bienestar, mantener informado a los padres y acompañarle en las actividades extra escolares que Schools of Ireland organiza los sábado, durante el primer y tercer trimestre.

Los cursos escolares completos realizados en Irlanda son convalidables por sus equivalentes en España. Una vez que los estudiantes hayan finalizado el curso, tramitamos la convalidación correspondiente del alumno. Según nuestra experiencia todos los cursos escolares en Irlanda desde 1º de la ESO hasta 2º de BACHILLERATO están al alcance del alumno español y los pueden desarrollar sin problemas.

Una segunda familia en Irlanda

Los irlandeses son conocidos por su simpatía y hospitalidad. Por ese motivo, vivir con una familia irlandesa es una experiencia inolvidable. Nuestras familias han sido seleccionadas en un cuidadoso proceso de entrevistas y visitas, con el fin de identificar aquellos hogares en los que hay una atmósfera de de confianza y cariño.
Las familias son elegidas de forma personalizada para cada estudiante, ya que solemos ubicar a los alumnos en familias con niños de edad similar y sexo del alumno, intentando que tengan además otras afinidades. Nuestros estudiantes son tratados como un hijo más de la familia, participando en todas las actividades del hogar. De igual modo se espera que ellos también contribuyan en las labores domésticas, tales como hacer la cama o poner la mesa.